1.- Tu mamá lo odia

La vieja te llevó nueve meses en la guata, te cambió los pañales y te alimentaste de sus tetas,  se dedicó a analizar tus gestos cuando no hablabas por muchos años para saber qué chucha querías, nadie en la vida te conoce mejor que ella (salvo tu mejor amiga). Y no, por más que quieras, a ella no te la engrupes con “ay, somos súper felices, él es un hombre maravilloso”.

Ella sabe perfectamente cuántas veces al mes lloraste o si ese domingo antes de almuerzo pelearon por x cosa, si los celos te comen o estás comiendo menos porque el pelota te dijo que estabas “más gordita”.

No suficiente con eso, es mujer y cuando te dice: “cuando tú empezaste a usar jeans, yo ya me los había hecho shores” es cierto, ya pasó esto con sus ex pololos y probablemente con tu papá.

2.- Te sientes fea el 70% del tiempo

De la noche a la mañana te quieres corchetear la guata, hacerte un lifting y ponerte poto. Tu autoestima se fue a la supercresta cuando él, el Leonardo di Congrio, te dijo que miraba porno porque tú no eras tan sexy (miran porno porque les gusta el porno, fin), o cuando te pidió que te pusieras a dieta porque ya no eras la misma que cuando te conoció, o cuando te preguntó si te pondrías silicona porque le encantaría verte con tetas más grandes. Si usted cree que eso es amor y él lo hace porque la quiere, usted es hueona mija.

El asunto es súper fácil, al que no le gusta que se vaya a buscar a  Irina Shayk ¡a ver si te pesca CTM!

3.- Tu mejor amiga tampoco lo soporta

Lo intentó, carreteó con él, pero no hay caso.  Quizás no te lo diga para que no te pongas hueona y te alejes de ella porque: “¡¡TÚ NO ME KIEREZ BER FELIS!!”, pero hay señales que no pasan desapercibidas como:

  • Nunca los verás hablando mucho rato de algo, menos riéndose por una talla interna.
  • Trata de ponerse contenta cuando tú estás contenta, ojo, trata y se le nota.
  • El pololo de tu amiga lo encuentra “ahueonao”.
  • Cuando pelean, ella siempre te encuentra la razón y él siempre es el pelotudo.
  • Va a sus cumpleaños solo porque se lo pides, pero se va temprano y ni se cura (lo que es raro y demuestra falta de confianza).
  • No se ríe con sus tallas y lo mira con cara de: “puta el hueón fome” o mira para otra parte.
  • Sus interacciones a veces se ponen densas cuando no están de acuerdo.
  • Los carretes de él le son una lata y lo mismo piensa él de los de ella.
  • Es súper incómodo tenerlos juntos porque tienes que prestarle atención a los dos porque ellos no interactúan solos.

4.- No es feliz con tu éxito

  Si te va bien en algo te responde con algo que le pasó a él o te resta mérito:

“Mi amor, me gané una beca para estudiar astrofísica en Harvard”

“Ah sí, leí por ahí que están incorporando minas para que no les digan machistas” WHAT???

La fiscalía descansa. 

5.- Pelean demasiado

Es que tú siempre entiendes todo mal,

Es que tú no sabes decir las cosas,

Pero es que tú no escuchas,

Pero es que tú no hablas,

Es que tú,

¡No, es que tú!

Y cada uno de guata en su trinchera, listos para disparar los defectos del otro. Si le refriegas en la cara a alguien sus defectos tres veces por semana, te terminará odiando. Es así. 

6.- Lo pasas mejor cuando sales sola que con él

      Te ríes más y te sientes más relajada. Raro po’ mija, desconchetumadrízate.

7.- Constantemente recuerdas las cosas que dejaste porque a él no le gustaban

      ¿Debo explicar algo más?

8.-  No confías en él

 Te sientes hasta psicótica porque crees que le coquetea hasta el perro y la verdad es que si no eres una celosa endógena y desde que estás con él estás constantemente pensando en que te van a cagar, es una señal de que algo no está bien con los dos. 

9.- ¡No lo quiere nadie oh, entiende!

     Si le cae mal a tus amigos, a tus hermanos y el gato le mea sus cosas ¡preste atención carajo!

La única que lo quiere es usted y ya ni sabe por qué. Y como les cae mal a todos, dejaste de ver seguido a tus amigos porque se cacha clarito que no lo pasan y con tu familia tampoco hay feeling, entonces tu vida se está transformando en una fomedad y te sientes sola.

10.- Estás leyendo esto porque frecuentemente andas buscando columnas que te lo confirmen.

La Maga, creadora de Leguleyes, adorable e inofensiva doncella de personalidad múltiple: adicta a la danza, al derecho, la literatura y la música, siempre acompañada de Petunia, su fiel corcel a pedales. Sígala en Twitter!

7 Comentarios:

  1. D. dijo el 30 / 07:

    Muy buena lista! Sobre todo el 10, paaasa cuando una no confía en el otro. Agregaría también no compartir los mismos valores (religiosos, políticos, lo q sea) porque una cosa es ser tolerante con quien piensa distinto y otra es convivir con alguien con quien nunca estas de acuerdo!

  2. yuyito dijo el 30 / 07:

    jajaja buenissimo !! …. jaja

  3. J a v i dijo el 30 / 07:

    Las mamás SIEMPRE saben y una NUNCA les hace caso.

  4. Pati dijo el 31 / 07:

    Jajajaja buenisimo, mi hermano tuvo una mina así, no la quería ni el wn que se la presentó jajajajajajaja, más encima la mina hacia los tremendos shows de cura en mi casa con mis viejos jajajaja

  5. Roma dijo el 6 / 12:

    Número 10, completamente necesitaba leer algo que me confirmará lo infeliz que era su lado y yo hasta altar le tenía… Ahora siento que ando hasta más liviana. 🙂

  6. Erli dijo el 1 / 05:

    Puta me pasó esto, todos me decian que el weon no era pa mi y finalmente tarde unos años en darme cuenta que era un pelota conchesumadre que me tenia mas controlada que la cresta. Cuando terminamos fue el dia mas feliz de la vida.

  7. Mishimam dijo el 30 / 06:

    Me asusté con la del gato. Quizás no aprueba en todos los puntos, pero mi hermoso Mishi no pierde oportunidad de mearle sus cosas. Quizás pq ve lo que yo tb veo pero pienso que no es tan malo.


No sea niñita y comente!

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Connect with Facebook