Descripción

Cual Giorgio Jackson de topless, el revolucionario tiene sus metas claras, o al menos, eso gusta de aparentar. Es un luchador urbano de los ideales más profundos, cree en la libertad, igualdad y fraternidad. Pero sobre todo, en la fraternidad, en fraternizar profundamente contigo y todas las mujeres.

No le da miedo enfrentarse a los pacos, sale sin capucha a protestar, ojalá en las protestas con manifestaciones artísticas y cosas pacíficas, donde hay más minas bonitas y con ganas de ser felices en armonía con el mundo, esparcir amor, hacer cuadros plásticos, bailar y etc.

Este jote suele ser un posero de la política, de democrático no tiene nada, porque a sus víctimas las escoge con pinzas, las convence de que el amor es la fuerza más grande y que darle la pasá es un acto de justicia y equidad.

El revolucionario (al peo) se cree su cuento, cree de verdad en un mundo mejor, en el fin de los abusos, en la justa repartición de las riquezas y un montón de ideales muy justos, pero no nos equivoquemos: No tiene ningún interés real en hacer algo por ellos, sólo le interesan para impresionar a las minas que gustan del tipo hippie urbano moderno Robin Hood.

Técnica de ataque:

Su discurso es su principal arma, el “Revolucionario” es uno de los jotes más peligrosos, porque tiene el poder del hablamiento bonito. Con lindas palabras de revolución, amor, paz, de ayudarnos entre todos por un Chile más justo, no te vas a dar ni cuenta cuando estés TAN entusiasmada, que de pronto estarás excitada. Y listo. Ojo que las épocas de elecciones son su periodo más fuerte, mucho lugar común listo para ser utilizado en tu contra (o en tu beneficio. Eaea).

Frase típica:

“La sociedad está perdida sin amor, sin autoridades justas, que sepan de verdad anteponer al ciudadano a cualquier interés personal. ¿Cierto linda? Tú me entiendes.”

¿Vale la pena?

Pocazo. Nuestra recomendación es que, de hacerla, debes haberte hecho antes un profundo lavado mental, para no enganchar con su volá de justicia social al peo. Si eres a cualquier nivel sensible a la cosha soshial, te va a terminar doliendo igual la desfachatez del susodicho.