Yo sé que más de alguna madre de ustedes por ahí, les dijo cuando eran adolescentes que para sobrevivir a este mundo se debe “elegir las batallas”. Así como su forma de decirte que, como no las vas a ganar todas, mejor elegir a cuáles ponerle pino de verdad. Bueno, hoy quiero hablar de una de las más inganables de todas, según yo: las antireglas de la soltería.

Sí, ya dimos harto jugo con esto en el libro (<3), pero me quedé pensando lo mucho que me alegra la suerte de “ola de desnaturalización” de los conceptos sexistas y machistas que nos han acompañado desde nuestra niñez y que ahora hacen ruido de forma más colectiva. Hasta pa’ ser soltera estás marcada por un falo¯\_(ツ)_/¯, o sea, ni siquiera en la carencia de compañía masculina nos libramos, igual somos “relativas a”. Revisemos:

1.- Te falta pico:
Cada vez que estás enojada, alterada, enferma o con la regla, el mundo lo atribuye a que te falta pico para ser feliz. Porque obvio que es la única manera de ser feliz y a todas nos falta si no tenemos uno entrando y saliendo cada cierto rato.

2.- ¡Maraca!desk_flip
Si ~evidentemente~ no te falta pico, entonces te has puesto muy suelta y/o has bajado tus estándares. Como te faltaba pico, decidiste dejar de ser tan quisquillosa, empezaste a prestar el cuerpo a lo que viniera, y ahora eres “damaged goods”. Porque el equilibrio perfecto no existe si no estás en pareja: O eres puta o te falta pico.

3.- Eres inmadura y te falta crecer.
Tu madurez emocional es tuya, sí, muy en toda la volá de amar, comer, correr, cocinar, rezar y eso. Pero cuando llegas a cierta edad soltera, las reglas sociales dicen que tienes que “conocerte a ti misma”, “aprender a estar contigo”, “quererte”, etc. Pero ¿¿para qué?? PA’ PODER ESTAR CON ALGUIEN PO’. La titulación final de tu universidad emocional es efectivamente tener una pareja estable que no sea un saco de weas y que le demuestre al mundo que ya no eres una histérica maniática incapaz de amar. Miren, ahora soy bacán porque soy como todos ustedes y me pesca un hueón relativamente normal. Yeaii.

4.- Estás muy vieja para eso.
Nuestra sociedad diaboliza la vejestud femenina y, al contrario, enaltece la masculina. Así, para muchas cosas, cuando llegas a la edad en que ser soltera es un “algo” (a los 20 es un nada, es un estado de paso y perdonable entre parejas, al menos para el mundo), estás demasiado vieja para ir a bailar, por ejemplo (las discos son de uso exclusivo de los sub 27 como máximo), muy vieja pa’ hacerte un tatuaje, muy vieja para seguir esperando pa’ tener guagua, incluso muy vieja para elegir con cierta complejidad al hombre con el que quieres pasar el resto de tu vida, porque ya no te puedes regodear, maldita vieja.

5.- Debes tener “algo”.
Esto corre tanto para hombres como para mujeres, pero en los hombres es como 10 años después, o 15 incluso, porque, nuevamente, sexismo. Llegar a esta edad en la que ser soltero/a es tema, implica que ALGO contigo no está bien. Obviamente si no estás en una relación llegado cierto momento de tu vida, es porque eres una mierda de persona, un sociópata o psicópata incapaz de sentir empatía. Una hueona loca imposible de amar, demasiado complicá, bruja, etc. Básicamente eres una lacra de ciudadano. Y, cuando no lo eres, porque evidentemente el mundo se da cuenta de que no estás loco/a, se rascan la cabeza y se cuestionan todo en la vida: ¿Cómo es posible que él/ella esté soltero/a?? ¿Qué cagazo estará pagando ese pobre ser humano? ES UN DESPERDICIO.

  • Bonus track: el hoyo negro
    Le puse así a la dicotomía fundamental en la vida de la soltera:
    “¡Me quiero casar!” : Hueona loca, desesperada, así nadie te va a querer, con ese vestido en la cartera, patética.
    “¡No me quiero casar!”: Hueona amargá, enciérrate en tu cueva, si igual, quién te va a querer, loca psicópata. Patética.
    La soltería, cuando es tema, es un maldito candado chino.

Así es que ya sabes, si se te ocurre la imbecilidad de ser soltera en esa edad en que todo el mundo te juzga por ello, lávate las orejas con puré, practica el fino arte de mandar mentalmente a todos a la súperchucha  y cuídate(la-lo).
Cariños,

Javi :*

Querido Facebook…

No hueona por la rechucha, ¿en qué momento después de las 6 piscolas se te ocurrió escribir en el Facebook donde tienes desde tu hermano chico a tu jefe: “eztoy mejor sin ti ctm, yo no soy esa mujer que no sale de casa”. ¡Dignidad por el amor de dios! Ya la mayoría de tus cercanos está en este momento analizando el quiebre, dando opiniones de quién tuvo la culpa, lo pelotudo que era él o lo yegua que fuiste. Todos lo saben, ¿pa’ qué echarle limón a la herida?

Evita los “ahora soy feliz”, “se me había olvidado lo que era la libertad” y todas esas mentiras que nos encanta decirnos cuando estamos en la pieza con el pijama de polar, los ojos hinchados y los mocos colgando.

Promoción válida para Twitter, Facebook e Instagram.

Todos los hombres valen callampa… ¡snif!

Ok, son un poco pelotudos, y muchos sólo tienen corazón en la pija, pero haber tomado una mala decisión no es culpa del género completo. A veces es una la del problema, por haberle dado una decimoquinta oportunidad al weón que te cagó o te rompió el corazón, o simplemente asumir que a veces, no se trata de que él sea malo, sino que simplemente ya no te quiere.

Hazle caso a las amigas

Si tu yunta de la vida te dice: “déjate de llorar hueona, parecí estúpida” es porque tiene razón y no lo está haciendo para dañarte más. Es probable que te presente un par de malos ejemplares masculinos para subirte la autoestima y te haga carretear más de la cuenta, pero está bien. Te conoce y sabe lo que hace, probablemente esté tratando de que vuelvas a ser la chusca que eras cuando estabas soltera y eran felices maraqueando juntas.

Nada mejor que terminar curá en un karaoke cantando aunge vengash de rodillash y me lloresh y me pidaaassss o los grandes éxitos de Ángela Carrasco, dando jugo con la amiga, en una comuna desconocida, abrazándose y destripando al pérfido.

¡¡ Ay, me enamorééééé!!

Maraquea con confianza, maraquear es sano, ya vendrán épocas para hacerse la dama otra vez  pero por el amor de dio; no te enganches del primer hueón que te haga un cariñito. Recuerda que estás vulnerable, caliente y necesitada de atención. En la noche todos los gatos son grises y la gente con hambre come hasta ratones, así es que ten cuidado a quien diriges tus atenciones.

Advertencia: Si no hiciste caso al consejo anterior, ten la cordura de  no presentarlo a la familia hasta que pase un tiempo prudente.

Todos son felices, menos yo…

Tienes que abstraerte del medio. Todos tus amigos están emparejados, te invitaron al carrete de parejas y los hueones andan más melosos que nunca, el amor hecho perfección. Besos para allá, agarrones para acá, historias de cómo se conocieron y consejos para tener esa relación tan perfecta que dicen tener. No pesques, a las parejas les encanta demostrar que todo es mágico y maravilloso aunque lleven un mes sin tirar.

A la gente le encanta exagerar su felicidad, por algo en Facebook nadie tiene problemas.

“Por eso vete, olvida mi nombre, mi cara, mi casa y pega la vuelta”

Todos sabemos que aunque no estés ni ahí con volver, en lo más profundo de tu corazón esperas que él vuelva con ojos vidriosos, de rodillas, flaco y feo a decirte: “perdóname, si hay algo que quiero eres túúúúúúúúúú” y luego tirarle el balde con agua como en los monitos y decirle un amoroso: “ándate a la chucha, CTM”, pero probablemente eso no ocurra y es mejor olvidarlo para avanzar en la recuperación.

¿Te gusta mi mohicano?

Mija por dios, ¡no haga ni tal! Te sientes fea y mal querida, pero no la agarres con tu cuerpo. Antes usabas arito de perla y ahora quieres raparte. No sea hueoncita ¿ya?

Ctrl+Alt+Supr

Elimínalo de tus redes sociales o por último bloquéalo un rato, el stalkeo no le hace bien a nadie y tú no quieres saber que esa mina que se está agarrando, que tú pensabas que se parecía a Jabba de Hut, en verdad es más parecida a Josefina Montané.

“Estimados seguidores, quiero contarles que Lucho lo tiene chico”

En honor al amor y al respeto que alguna vez se tuvieron, no ventiles lo que alguna vez fue íntimo. A nadie le gustaría que el ex anduviera diciendo que uno le daba color con chupárselo o que tenía celulitis hasta en las córneas o que tiraba como corvina muerta. No subas videos a Youtube contando las vergüenzas del que alguna vez quisiste tanto… ¿pa’ qué po?¿Pa’ qué tan despechada?

El show pobre déjaselo a SQP y a las amigas cercanas.

No metas la mano ahí

Y por último, no trates de comerte al mejor amigo del ex, aunque te jotee.

 


Sírvase aportar consejos que aquí somos todas como amigas.

 

Lea también:

Las Ex

Querido Ex