La idea de tener un touch&go recurrente, a quien acudir cuando se necesite, siempre es tentadora. Es cómodo, rápido y fácil, pero no por eso menos efectivo, el tiramiguismo bien utilizado tiene ribetes terapéuticos y hasta medios esotéricos. El lado malo de todo esto es que, cuando alguien decide tener un tiramigo, muchas veces no recuerda que las reglas son claras y PAH, les queda la cagá. Por eso si queremos hacerla, hagámosla bien.

Acá van las reglas irrompibles del equilibrio no strings attached:

 

  • La Tiramiga se busca un macho que no sea de su círculo cercano de amistades. Sabe que mientras él menos los vea y menos relación tenga con su gente, mejor.

  • La Tiramiga no llama por teléfono jamás, eso de: “holi llamaba para saber como estás ¿qué hiciste hoy?” a menos que se le haya muerto alguien, no es de tiramigas. Sabe que para lo corto y preciso está el whatsapp y el chat. Con un: “holi, ¿una cachita express?”, basta y sobra.

  • La Tiramiga no se enoja si le cambian la fecha acordada para tirar. Sabe que la cosa es por gusto, no por obligación.

  • La Tiramiga no siente celos, los celos son para las pololas. Si los siente, estamos en un hoyo: hay que salir rápido de ahí.

  • Las Tiramigas no exigen exclusividad y no la otorgan tampoco. Por lo mismo,  al tiramigo no se le miente, porque no hay necesidad de hacerse la linda.

    Si usted conoce a un lolo que le mueve el piso, le avisa al tiramigo: “Holi, sabí que llegamos hasta acá” o “Estoy conociendo a alguien y como que me gusta harto, así que voy a desaparecer”.

  • La Tiramiga no saluda de beso en la boca, pero después de la cachita se despide con cariño. Educación pue’ la cosa no es na tirar y correr.

  • La Tiramiga deja todo en la cancha, porque no sabe cuándo le va a tocar de nuevo.

  • La Tiramiga sabe que disociar las figuras de apego es la mejor técnica para no agarrarse, por eso puede tener más de un tiramigo (si se la puede).

  • La Tiramiga siempre, siempre lleva preservativos en la cartera. Sabe que son más baratos que las guagüitas y los antibióticos.

  • La Tiramiga no pierde el tiempo con compañeros egoístas que no se esfuerzan en que la pase bien, si el sexo no es rico se viste y se va.

  • La Tiramiga pide lo que quiere sin miedo y cumple sus fantasías, para eso está el compañero.

  • La Tiramiga jamás deja cosas en la casa del macho como carnada para volver otra vez.

  • La Tiramiga no lleva al lolo a carretear con los amigos de confianza. Él no es su +1.

  • La Tiramiga mantiene a su amigo con raspe en secreto. El que come callado, come dos veces…o tres, o cuatro y así.

  • La Tiramiga no se hace preguntas hueonas sobre su relación, porque no hay relación.

  • La Tiramiga sabe que su amistad con propósitos sexuales es transitoria y su fin único es apagar el fuego que la quema, hasta que tenga un pierno con manguera de uso exclusivo que satisfaga sus necesidades sexuales y emocionales.

  • La Tiramiga no le exige al comodín juntarse tan seguido. Él no está para hacerte sentir menos sola ni darte amor, para eso búsquese un pololo.

  • La Tiramiga es amiga más que todo. Si ve que él lo está pasando mal o conoce a alguien más, da un paso al lado para que sea feliz.
  • La tiramiga sabe que si la guata comienza a generar mariposas, lo mejor es agarrar sus cositas y mandarse a cambiar antes de que sea demasiado tarde.

 

Besitos.